martes, 2 de junio de 2009

¡¡¡ Es Mi Amigo Oki !!! Un amigo sin igual...

Mi buen amigo Masashi, Oki pa' los cuates... nos enseñó un poco más de ésa cultura tan lejana y atractiva en la que grandes lagartijas negras de látex desmadran ciudades completas construídas de cajas de cartón y botes de leche nido... (¡Godzilla si existe! él tiene las pruebas...)





Muchos lo definimos como el japonés más gallego, o mejor dicho, el gallego más japonés... Licenciado en Ciencias Políticas y brillante Maestro en Cooperación Internacional, llegó a España y se estableció, de manera temporal, en Galicia, en donde ya se hablaban maravillas de él desde el primer día de clases... "Déja que conozcas al Oki... ¡es un fenómeno!", "El tío sabe hablar gallego...", "Dícen que es un Yakuza infiltrado... " y muchos comentario similares más...





Sin embargo, no sólo sorprendía a los profesores con sus presentaciones en gallego o con las robóticas frases que su moderna máquina traductora (con rallador de queso integrado...) solía interpretar... ¿qué no hacía ésa maravillosa máquina japonesa?.





Él solía ser el más callado de la clase, (lo cuál no implicaba que no fuera uno de los más acertados en sus comentarios...) y al que todos escuchábamos con atención cuando se solicitaba su opinión... en la mayoría de las ocasiones sorprendía con sus buenos planteamientos y en otras nos hacía "rodar" de la risa con sus sarcásticos comentarios...





Las "expediciones" a lado del buen Masashi son dignas de recordar..., ¿cómo olvidar aquéllos ilustres viajes a Pedrafita do Cebreiro, Lugo, Poio, Boborás, Noia, Vigo, Porrinho (por cierto, me faltó fumarme unos "porrinhos" con él...) o A Coruña, en los que llegaba a tomar hasta 300 fotos por día...





Las pláticas con Oki eran algo especial, ya que describía la forma de ser (tan malinterpretada por parte de los "prejuiciosos occidentales") de la sociedad japonesa, con sus kilométricas jornadas laborales, su rechazo por "lo extranjero", sus mujeres "quedadas" o "pasteles de navidad", su incomprendido gusto por la carne de ballena, su voraz competencia social, o la tan polémica "Carrera Universitaria de Ama de Casa"...



Ahora la vida de Oki (cómo él mismo díjo...) está y estará centrada en trabajar, trabajar y trabajar, al menos hasta que se jubíle no podremos volver a gozar de sus agradables charlas, ni de sus singulares fotos gastronómicas... sin embargo, lo recordamos con cariño y aprecio.






Sin duda alguna, un gran amigo...





Ah!! se me olvidaba... éste es el blog de Oki está re chingón: http://blog.livedoor.jp/galicia/










2 comentarios:

  1. Ya me dieron ganas de conocer ¡¡¡¡ quiero un amigo como Oki ¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. jajaja se publicó como coro de madrigalistas JAJAJA QUE MODERNO ¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar